jueves, 3 de noviembre de 2016

Mil colores


Amaneció con niebla intensa por la costa mientras que nos dirigíamos al Asón donde el horizonte inmenso de azul no presentaba ni una nube. Y así, la niebla en la costa y el azul soleado en las alturas, permaneció todo el día.  Camino del Hoyo Saco, por encima de la cascada casi sin agua en este seco año, descubríamos como el otoño ya se manifiesta por doquier. Y es que esta estación, entre los calores del estío y los grises fríos del invierno, es, sin lugar a dudas, la estación de los mil colores. Es la época cuando la naturaleza  combina las mejores y coloristas galas y los paisajes cobran una espectacular imagen. En esta tierra norteña, que en los días nublados se dispara la cantidad de verdes, en los bosques se multiplican la variedad de tonos en los que se convierten las hojas caducas cuando ya empiezan a desnudarse los árboles y la luz suaviza las sombras. Así, saturados de otoño, dejamos atrás el bosque para recorre las lomas de brezos y roca que llevan al Colina y luego, alternando karst y praderas, volver sobre nuestros pasos al caer la tarde.



 




























Fotografías realizadas el 29 de octubre de 2016